18 de junio de 2009

Reflexiones de un votante de izquierdas

Es falso el planteamiento que dice que en Madrid y CV los electores no pasen factura al PP por el “caso Gürtel”; lo que sucede es que, no por casualidad, el “caso Gürtel” tiene raíces en dos Comunidades en las que la maquinaria y el poder acumulado por el PP son tan grandes que no basta con la denuncia para hacer mella, en el corto plazo, en estructuras que siguen proporcionando expectativas o, quizá, nostalgia.

Lo grave de algunas afirmaciones de campaña electoral no es su contenido, sino la solemne seriedad con que se pronuncian. Porque, entonces, las promesas pasan de absurdas a imbéciles, lo que es anotado por un electorado que no es tonto, como a algunos les gusta pensar. No hay esperanza de regeneración democrática mientras los dirigentes políticos no recuperen el sentido del humor.
SOCIALDEMOCRACIA.
Diriase que el último recurso que le queda a la socialdemocracia europea es autonominarse representante de Obama en este continente, esperando ser santificada por las emanaciones de su triunfo. Pero no sabemos qué es “ser de Obama”. Debatí con mis alumnos el significado de su victoria y hubo coincidencia: era un símbolo, ¿pero de qué? Probablemente este es un problema de la socialdemocracia y, especialmente, de Zapatero: aman los símbolos, pero cada vez les cuesta más dotar de contenido a lo representado. Generan así un vacío de realidad, percibido por el electorado próximo. Sin embargo, Obama, tras los fastos inaugurales, sí se está convirtiendo en un símbolo eficiente: el del político dispuesto a correr riesgos para mantener encendida la esperanza. Justo lo contrario de lo que hacen nuestros socialdemócratas, empeñados en sostener un discurso anticrisis permanentemente a la defensiva, sin alentar ninguna expectativa que rebase la ortodoxia liberal que aceptaron como propia en los lustros de brillo y despilfarro. A los conservadores les basta, entonces, con sentarse a la puerta de los bancos a ver pasar el cadáver de su enemigo, consumido en banalidades y circunloquios.
CORRUPCIÓN Y PRESTIGIO.
No es verdad universal que el elector no haya castigado la corrupción: basta mirar el caso de Elche. Otra cosa es que las respuestas del electorado tradicional de izquierdas sean distintas que las del de la derecha: ese es un bastión moral que la izquierda no debería lamentar, sino celebrar, aunque coyunturalmente le gaste malas pasadas por su cabeza de chorlito. Porque, políticamente, el concepto de “corrupción” es indisociable de otro más omnicomprensivo y operante: “prestigio”, o, si se prefiere, “credibilidad”, que es el resultado de una articulación de factores que integran, junto a la honestidad estricta, la percepción del trabajo, la sinceridad en los discursos, la claridad en las intenciones. Por eso al PSPV le cuesta mucho obtener rédito electoral de los pecados del PP: porque lo que opone no es creíble. Por lo demás es falso el planteamiento que dice que en Madrid y CV los electores no pasen factura al PP por el “caso Gürtel”; lo que sucede es que, no por casualidad, el “caso Gürtel” tiene raíces en dos Comunidades en las que la maquinaria y el poder acumulado por el PP son tan grandes que no basta con la denuncia para hacer mella, en el corto plazo, en estructuras que siguen proporcionando expectativas o, quizá, nostalgia. Eso sería lo más grave: que la ausencia de modelos alternativos –políticos, económicos, simbólicos- provocara que para muchos ciudadanos sean dignos de añoranza los viejos/recientes buenos tiempos, en los que tan bien se vivía, aun pagando el pasaje invisible de la corrupción estupenda de los fuertes y la corrupción capilar de los débiles. Que se instalara la creencia en que si uno no participa en alguna corruptela se convierte en un don nadie.
BIPARTIDISMO.
IU vuelve a echarle las culpas a las “reglas del bipartidismo”. ¿En qué han cambiado las reglas respecto de 1994, cuando IU obtuvo el 16% de votos? El bipartidismo existe, pero vivir en el “principio irrealidad” no es lo mismo que hacer la revolución. Deberían leer a Marx.
TERCER ESPACIO.
¿Construirá el Bloc el Tercer Espacio desde un despacho de CiU en Bruselas?
NUEVOS.
No minusvaloremos a UPyD. Ni, sobre todo, lo sobrevaloremos.
MIEDO.
La gran paradoja del PSOE en estas Elecciones –aunque no sólo en ellas- consiste en rescatar de las arcas la apelación moral, sujeta bajo el yugo del posibilismo durante meses y meses. La apelación a valores éticos sólo tiene un destino: atemorizar al votante, para que crea que la victoria del PP quebraría esos mismos valores. Pero sucede que la invitación selectiva, continuada, vertebral, al miedo, niega algunos de los principios éticos en los que se fundamenta la democracia. Entonces los políticos del PSOE se
deslizan a la irrelevancia o al ridículo, porque son incapaces de distinguir cuándo el PP “da miedo” –en 2004, por ejemplo- de cuándo, sólo, “no gusta”. Algunos líderes dan la impresión de que, en todo caso, pero por razones personales, siempre tienen miedo. Todo ello está en el fondo de la tremenda desmovilización del electorado de izquierdas, inducida por los propios estrategas socialistas, presas del pánico.
DÍA DESPUÉS.
Quizá fuera bueno que los partidos llegaran a un acuerdo por el que nadie razonara los resultados electorales hasta, por ejemplo, pasado un mes, cuando los análisis fueran inocuos. De esta manera los electores no se sentirían desalentados, los abstencionistas recompensados y los militantes sometidos a un estrangulamiento de la razón.
CONVIENE DECIRLO.
La dimisión de Camps sigue siendo imprescindible para la dignidad de eso que podríamos llamar la democracia valenciana.
Manuel Alcaraz Ramos es Profesor Titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Alicante y Director de Extensión Universitaria y Cultura para dicha ciudad. Ha militado en varias formaciones de izquierda y fue Concejal de Cultura y Diputado a Cortes Generales.

1 comentario:

Nicolás dijo...

Ya había leído el articulo en la prensa y siento discrepar en parte de Manolo Alcaraz. La distancia en votos es tan abismal y el apoyo a Camps tan bestial que ya veremos si lo llegan a procesar. Y veremos la reacción del votante de derechas. Pero me temo que aumentará su porcentaje de votos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...