22 de agosto de 2006

A modo de recordatorio...

La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Se reconocen y protegen los derechos:
- A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier medio de reproducción.
- A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica
- A comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.
El ejercicio de estos derechos no podrá restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

18 comentarios:

Ana2 dijo...

Espero que este post no sea la respuesta al tal Disi...aunque nunca está de más recordar ciertas cosas.. Muy buena blog Carlos. Seré la más fiel de tus lurkers !! Un saludo

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Gracias Ana2 por tu post.

No te quedes solo en lurkers y a las barricadas!!

Mi post no es la respuesta a Don Disi es un simple recordatorio para todos.

Un beso, guapísima!

Omanero dijo...

Lamentablemente, hace falta recordarlo a veces, Carlos.

Sonia dijo...

Muy bonito, solo falta que la gente lo ponga en practica lo que ya es dificil

Amapola dijo...

Suena casi a poesía este recordatorio del ejercicio de los derechos, es de esperar que no tengamos que recordarlos cada vez para hacer uso de ellos o para respetarlos en otros...
Amigo mío, nuevamente me traen las palabras de la princesa cuyo muso no pasa tampoco inadvertido para mí...

Mi beso reverente.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Gracias Amapola por ese beso inmerecido.

Es pura poesia. Solo es necesario no recordar esa oda preciosa.

Me alegra tenerte por aqui, siempre serás bien recibida.

Tú blog es un gozo, el mismo que el leerte.

Un beso libidinoso...

Ligeia dijo...

A modo de recordatorio...

Tengo una pequeña sonrisa, tus palabras en mi Castillo hicieron colorear mis mejillas...

Ligeia...

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Tu sonrisa aunque pequeña debe de ser preciosa, como lo son tus palabras.

Me alegra el haber conseguido el efecto deseado en tu Castillo.

Era el fin perseguido.

Gran Castillo de altas torres y al parecer inexpugnable.

Besos

Disidente dijo...


Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.


Valiente mentira. Para la izquierda, como sistemática y continuamente estamos observando, los católicos españoles son ciudadanos discriminados, de segunda categoría, como (uno de las decenas de ejemplos) se demostró cuando el Presidente socialista se negó a recibir a los portadores de tres millones de firmas en defensa del mantenimiento de la asignatura de Religión, reclamada legítimamente para sus hijos por una mayoría de padres de familis católicos, a quienes este intolerante Gobierno socialocomunista cristianófobo desprecia. ¡ Hipócritas !

Disidente dijo...

Ana2 said...

Espero que este post no sea la respuesta al tal Disi...aunque nunca está de más recordar ciertas cosas.. Muy buena blog Carlos. Seré la más fiel de tus lurkers !! Un saludo

La respuesta 'al tal Disi' (¡qué 'ejemplo' de respeto por las personas!; jamás diría yo 'a la tal Ana'), en cumplimiento del precepto constitucional no discriminador por razón de opinión u otra circunstancia personal, ya lo he visto en el foro de doña Lucía: el insulto y la descalificación sistemáticos contra quien no es ideológicamente afín.

Disidente dijo...

La respuesta 'al tal Disi' (¡qué 'ejemplo' de respeto por las personas!; jamás diría yo 'a la tal Ana'), en cumplimiento del precepto constitucional no discriminador por razón de opinión u otra circunstancia personal, ya lo he visto

Corrección de errata: Donde dice ya lo he visto, debe decir ya la he visto.

Disidente dijo...

Todos tienen derecho a la vida, dice el anfibológico precepto constitucional. Todos, menos los humanos concebidos no nacidos (nasciturus) que son vilmente masacrados, hasta 80.000 al año, en este democrático país izquierdista, en virtud de un 'progreso' social que más recuerda la selección de raza nazi que el respeto a derechos humanos inviolables. Lean, lean esta sorprendente noticia, que quizá en España sea realidad un día:



Anciano condenado por enviar fotografías de abortos provocados
Miércoles 23 de agosto | Derechos humanos


La historia recuerda a la de aquel niño que fue detenido por tratar de aliviar la agonía de Terry Schiavo, condenada a muerte por una sentencia que ordena desenchufar el alimentador que la mantenía con vida. Edward Atkinson es un anciano de 75 años condenado por enviar fotos de un bebé abortado a la directora del Hospital Queen Elizabeth de Kinas Lynn en Norfolk, Ruth May. Atkinson pretendía de esta manera llamar la atención sobre la brutalidad de un aborto provocado.

HISPANIDAD.COM.- En prueba de que la libertad de expresión tiene los límites bien marcados, Atkinson fue condenado sucesivamente por tres tribunales entre enero y abril de 2006 por enviar “literatura o material ofensivo”. ¿Desde cuando la verdad es ofensiva? ¿O acaso siempre la verdad ha escocido a quienes tratan de vivir como si esta no existiera?

El proceso fue el siguiente. Los directivos del hospital denunciaron las “ofensas” de Atkinson ante la fiscalía, la policía lo fue a buscar a su casa, y debido a sus dificultades para andar, prácticamente lo lleva arrastrando a la cárcel donde espera el juicio por sus “fechorías”. Por si fuera poco, el hospital de Norfolk le borró de la lista donde esperaba ser operado de cadera.

Durante el juicio, la secretaria de Ruth May, Christine Rogers, aseguró que "se trastorno" cuando abrió la carta de Atkinson. Por su parte, el director de quejas y reclamos del hospital, Kart Perryman señaló que "como padre de dos hijas se había sentido totalmente perturbado" por las imágenes enviadas por el encausado.

Por último intervino la directora May: "Está trastornando a todos los miembros del servicio público de salud y en concreto del hospital Queen Elisabeth que dan un cuidado excelente a sus pacientes". A todos menos a los no nacidos, debe de entenderse.

El último juicio fue en Swaffham por enviar "comunicaciones maliciosas". Atkinson no negó los envíos, y reconoció que se trataba de documentación altamente perturbadora. "Es horrendo, monstruoso y enfermante, pero representa la verdad; todos y cada uno de los que están en esta sala saben que el aborto es un asesinato, pero nadie tiene el valor suficiente para decirlo".

Y por decir que el rey estaba desnudo, Atkinson fue sancionado porque el juez entendió probada su ánimo de causar "ansiedad y angustia". Y es que los jueces británicos no son como los españoles: ellos son capaces de entrar y escudriñar las conciencias de los enjuiciados más allá de los hechos.

Así es como el anciano Atkinson se pasó 28 días en la cárcel a los que le sumaron 14 días "extras" por pagar en 2002 una multa de 650 libras por un "delito" similar. Además, le restaron de sus 700 libras de pensión, 500 para hacer frente a las costas judiciales. También se le condenó a 5 años de cárcel por "conducta antisocial y alterar el orden", aunque debido a la avanzada edad del justiciable el juez dejó en suspenso la condena. "Si desobedece Ud. se enfrenta a cinco años de cárcel", le advierte el juez. "Entonces, Ud. puede encerrarme ya y tirar lejos la llave", contestó con valentía un Atkinson no dispuesto a negar que el aborto es un asesinato.

Por si fuera poco, el hospital decidió dejarle fuera de la lista de espera para la operación de cadera que necesitaba y de cualquier otra enfermedad, aunque fuera mortal. Argumentaron que Atksinson había contravenido la política de tolerancia cero en casos de abuso y conducta inaceptable hacia los directivos del hospital. O sea que además de aplicársele todo el peso de la ley penal, se le añade la salida del sistema de protección sanitaria. Algo así como aplicar la eutanasia por creencias religiosas o políticas, señalaba The Times.

¿De verdad existe libertad de expresión? Más bien parece que quien se sale de lo políticamente correcto es duramente sancionado por el establishment. La libertad de expresión y la libertad religiosa son sutilmente violadas en las sociedades supuestamente democráticas. Porque es evidente que la dureza aplicada al Sr. Atkinson jamás se aplicará a los médicos que practican abortos en caso de que se extralimiten de lo señalado en la ley. Y todo porque el británico dijo lo que todos sabían: el aborto es un asesinato. Y como muestra, una fotografía. Horrenda, tremenda, perturbadora, pero la cruda realidad de los hechos. Y es que la verdad, a veces, resulta muy hiriente.

Omanero dijo...

Primero, Disidente, lo de ir de troll me parece estupendísimo, siempre que no te ofendas por las opiniones de los demás.

Segundo, a nosotros lo que nos mola es darnos vidilla, que es lo único que consigues.

Tercero, decir 'el tal Disidente' no es despreciativo en modo alguno, ya que estás usando un alias que impide saber cuál es tu nombre y saber a quién nos estamos dirigiendo.

Cuarto, los católicos en este país, desgraciadamente, son de primerísima categoría, que es lo que a mucha gente le molesta. Lo que debería haber es ciudadanos de primera y de primera, no de primera (católicos) y de segunda (el resto). Así que, enhorabuena, ya que supongo que estás entre los de primera, para dar lustre y honra a España, esa piel de toro que no acaba donde empieza el mar ya que hay barcas para seguir.

Quinto, España es un estado aconfesional, de manera que el estado NUNCA podrá favorecer a una religión.

Sexto, lo nazi no es que una mujer decida libremente su futuro, sino lo contrario, siendo fiel a los preceptos católicos. Ya que no hay ninguna demostración filosófica o científica de que un par de células puedan ser definidas como 'ser humano' (ni tampoco de lo contrario), pues prefiero que cada ser humano sí nacido decida lo que le venga en gana, toda vez que no limita la libertad de los demás y es, ni más ni menos, que en beneficio de la propia.

Séptimo (y último), Disidente, me entran unas ganas de coger el rotulador rojo cada vez que te leo...

Saludos.

Omanero dijo...

Se me ha olvidado el sexto bis, ahí va:

Sexto bis, el artículo de esa página es, simplemente, demagógico.

Sheba dijo...

No entiendo ese empecinamiento en defender la vida de los embriones. Comprendería más que se preocuparan más por l@s niñ@s que sí nacen y mueren de hambre en muchas partes del mundo. Y por supuesto, abogo por la investigación en avances técnicos para conseguir que las mujeres que así lo desean, puedan ser madres algún día.
Las mujeres que libremente optan por poner fin a un embarazo, bastante sufren con tomar la decisión (no olvidemos que un aborto supone una agresión contra el propio cuerpo) como para encima ser perseguidas por la ley.
Nosotras parimos, nosotras decidimos.
Un saludo cordial, señor disidente.

silviaeny dijo...

Senor disidente,

Si tan mal le parece el aborto ya sabe usted lo que tiene que hacer:
no abortar.

Mi planificacion familiar no es asunto suyo o sea que dejese de discursitos y apliqueselos a su pareja que es a quien le concierne, no a nosotros.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

No tengo nada que añadir.

Me sumo a las opiniones e Sheba y de Silvia (al 100%)

Saludos

malayerba dijo...

Suscribo al 100% lo dicho por Sheba, Silvia y Omanero.Ya tardaba en sacar el tema del aborto.Y próximamente en sus pantallas, la bendita postura del Vaticano en la prevención del SIDA y la planificación familiar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...