27 de agosto de 2006

Embrionarias

Las células madre embrionarias tienen capacidades extraordinarias: pueden reproducirse indefinidamente y transformarse en cualquier célula diferenciada del organismo, lo que las convierte en un factor de importancia capital en el desarrollo de la medicina regenerativa. Estas terapias no existen aún, pero una investigación intensa y continuada podría llegar a hacerlas realidad y devolver la esperanza a afectados por enfermedades que hoy no tienen tratamiento eficaz. Pero la obtención de células madre embrionarias requiere la destrucción de un embrión tras unos días de desarrollo, cuando sigue siendo una diminuta esfera hueca llamada blastocisto.
La Iglesia católica considera que ese embrión es un ser humano completo y se opone a este tipo de prácticas, y muchos Gobiernos, entre ellos el de Estados Unidos, movidos por razones religiosas, han prohibido dedicar fondos públicos a la investigación en células madre embrionarias. Ahora, una compañía estadounidense, Advanced Cell Technology (ACT), ha informado de que ha sido capaz de generar líneas de células madre a partir de una separada de un embrión todavía más prematuro, cuando apenas es un glóbulo formado por entre 8 y 10 células. La novedad es la derivación de células madre a partir de esa célula embrionaria separada, un proceso difícil que sólo ha culminado con éxito en una pequeña fracción de los intentos realizados.
La compañía ACT es una empresa con un historial de logros importantes en biotecnología, pero ha hecho, en ocasiones, anuncios que luego no han resultado ciertos. Hay que esperar de la comunidad científica la verificación de la tecnología propuesta. Si pudiera aplicarse, podría haberse superado uno de los obstáculos de tipo religioso que, especialmente en EE UU, tiene bloqueada la investigación en este campo. Pero también podría ocurrir que una visión rigorista no aceptara este procedimiento puesto que la célula embrionaria separada, que es la que dará lugar a la línea de células madre, podría, a su vez, desarrollarse como un embrión completo.
No olvidemos que la Iglesia y otros movimientos religiosos siguen oponiéndose a las técnicas de diagnóstico pleimplantatorio, que son similares, en lo que al embrión se refiere, a la propuesta de ACT. Tampoco resuelve esta técnica el posible tratamiento de una persona adulta con una dolencia potencialmente tratable con células madre, ya que la idea es que en este caso se genere un embrión clónico a partir de una célula diferenciada del paciente para obtener células madre que no generen el rechazo de su sistema inmunológico.
Sería deseable que este avance produjera un cambio en la posición de la Administración de Bush, lo que tendría un efecto inmediato en muchos otros países. En este sentido, es una buena noticia. Pero no resuelve el problema básico de la imposición de creencias de naturaleza estrictamente religiosa al conjunto de la población.

9 comentarios:

Sonia dijo...

Entre la iglesia y el bush lo llevamos claro.
Menos mal que el bush es pasajero, a no ser que después entre uno igual o peor.
Hay avances médicos que si no se siguen adelante, es como una pena de muerte para el enfermo, y no se puede dar a escoger entre una persona ya formada y un embrion.

malayerba dijo...

La solución parece ser que los que se oponen a la investigación con células madre contraigan una enfermedad degenerativa irreversible.Ver nancy Reagan y su espectacular cambio de opinión cuando se le diagnosticó mal de alzheimer a su marido.

Anónimo dijo...

LA MENTIRA MANIPULADA DE LAS CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS


A veces pienso que alguien engaña y sabe que engaña. Y a veces nos dejamos engañar. En las noticias que recoge la prensa sobre la ley de reproducción asistida, o de la biomedicina, nos encontramos con silencios y medias palabras. Leemos lo que nos dicen de las células madre. Escuchamos cantos, promesas, aplausos. Y en letra pequeña, casi como a escondidas, nos enteramos de que los cantos van dirigidos a unas células madre a las que apellidan “embrionarias”. ¿Sabemos qué son las células madre embrionarias? Me parecía que para opinar, aplaudir o criticar nos podrían venir bien unas pocas ideas.



Si digo que la inmensa mayoría de las células que forman nuestro organismo poseen un cargamento informativo duplicado tal vez sorprenda a algunos. Me explico. En el núcleo de una célula del cerebro, del corazón o de la piel podemos hacer visibles los “paquetitos de información” donde se guarda nuestro DNA. Son los cromosomas. Hasta 22 pares, y otro par más que en la mujer es el XX. En el hombre el XY. Tanto en el hombre como en la mujer, las células sexuales, espermatozoide y óvulo, se quedan con “información sencilla”, un cromosoma de cada uno de esos 22 pares, y también uno de cada pareja de cromosomas sexuales. En el óvulo de la mujer siempre un cromosoma X y en el espermatozoide que aporta el hombre, según el azar, un X o un Y. Cuando estas dos células se fusionan dentro de una membrana común pueden verse durante unas horas los núcleos de una y otra, los pronúcleos. El proceso de fecundación culmina con la formación de una célula nueva, hasta entonces inexistente, con “información duplicada”. Y uno de los pares de cromosomas será XX, y en otros casos XY. Ahí arranca el embrión.



A mí me gusta llamar a esa célula embrión unicelular. Una célula extraordinaria. Indeterminada y abierta. Una investigadora polaca afincada ahora en Inglaterra, Magdalena Zernicka-Goetz, nos ha dado una pista que a algunos ha sorprendido. La primera división celular da dos células desiguales. De una se formarán las cubiertas del embrión, y de la otra el embrión propiamente dicho. Un camino de divisiones cada vez más preciso consigue que se formen hasta las 210 variantes celulares presentes en nuestro organismo. Una maravilla. Cada célula en su sitio preciso. El desarrollo embrionario es una obra de arte. El embrión dista, y mucho, de lo que algunos, con juego de palabras, llaman “acúmulo impreciso de células”.



A los cuatro o cinco días del arranque, algunos desalmados rompen el embrión. En ese momento tiene forma de un pequeño balón y en su interior un grupo de células que llaman masa interna. La acción agresiva del investigador rompe las relaciones precisas de estas células, algo que mantenía su unidad dirigida. Y esas son las células madre embrionarias. La vida de un hombre o de una mujer se queda en el camino.



Algunos pretenden aprovechar la potencia de estas células para arreglar “desarreglos” en un organismo adulto. El resultado, hasta el momento, desolador. Se forman tumores que llaman teratomas, en los que encontramos células de la piel, pulmones, o corazón. Cuando en 1998 James Thompson, de la Universidad de Wisconsin, anunció que había conseguido aislar y multiplicar estas células, muchos vieron en ellas promesas para regenerar tejidos dañados, y también un fructífero negocio. Para muy poco van a servir las células madre embrionarias.



Afortunadamente hay otras células madre, las que están en los tejidos de un adulto, que persisten allí desde que era un embrión. Estas sí que mantienen viva la esperanza, y nos ofrecen ya realidades de curación en la medicina regenerativa. Y además, sin destruir vidas embrionarias para usar sus células como “material”.



La pregunta es clara: ¿por qué ese empecinamiento en un camino destructor, engañoso, carísimo e inútil, sin ninguna razón científica que avale sus promesas?



© Esteban Santiago (Catedrático de Bioquímica,Miembro correspondiente de la Real Academia de Farmacia)

Algunos engañan al pueblo afirmando cosas tan peregrinas como que las cme,s. son la panacea curativa de todas las enfermedades (algo científicamente falso: un fracaso hasta ahora), difamando a los científicos no ideologizados con la ideología necrofílica socialista (pura religión sectaria sin Dios), mediante la especie de que se oponen al avance de la ciencia. También entonces, estos neonazis actuales deben oponerse a los críticos de los experimentos con personas del Dr. Mengele. Los mismos perros con distintos collares.

malayerba dijo...

¿pero este hombre no se cansa nunca de soltar brasa tras brasa?Porque debe ser el de siempre, claro.

Sonia dijo...

¿como puede hablar de lo que les hicieron a personas y bebes y compararlo con celulas, por muy embriones que lo quiera llamar, durante el holocausto?

malayerba dijo...

Sonia, son así y no hay por dónde pillarlos.Los del concordato entre el Vaticano y Hitler ahora se llenan la boca con comparaciones con el Holocausto.No conocen la vergüenza ni por asomo.Y oiga, anónimo (qué raro, eh?), que si esa es su postura, perfecto, si alguna vez sufre mal de alzheimer, diabetes mellitus o esclerosis múltiple, no se preocupe, especifique que no quiere que se le trate con células madre y en paz.Serás un mártir de la causa y los pobrecitos embriones congelados te lo van a agradecer eternamente.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Lo mejor o peor de estos fascistas es que sueltan sus paranoias y siempre lo hacen amparandose en el anonímato que es una opción que bloger admite, pero no estaría de más que dieran la cara.

Impresentables.

malayerba dijo...

yo no admito ni un anónimo, no es tanto trabajo escribir un nombre cualquiera.Me repugnan los cobardes.

Ana dijo...

La investigación con células madre de momento no ha curado a nadie pero sí ha matado a muchos.
Los mismos que dicen estar preocupados por los enfermos, matan a los enfermos antes de nacer. Después de nacidos son un negocio para muchos.
No se puede ser tan incauto y pensar que esto está para mejorar la salud de alguien.
La única investigación que se promueve es aquella que interesa materialmente o bien que fomenta la inmoralidad, en definitiva por lo mismo, para tener a la gente bien controlada, bien manipulada y sin tener otro horizonte que sus superfiales intereses egoístas.
Por supuesto que no se fomenta el buen trato, la prevención de la enfermedad, el que la persona piense por sí mismo. Eso mucho lo consideran peligroso para sus particulares intereses y prefieren fomentar el egoísmo de la gente.
Con esta lógica tan cuadriculada, sin duda no salen las cuentas y cualquier día todo hace grietas.
Sólo el amor, el poner por delante el bien de la humanidad a los particulares egoístas es eficaz y cura a uno mismo.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...