21 de agosto de 2006

Corregir mentiras

Durante cinco décadas, la industria del tabaco en EE UU ha estado "conspirando para ocultar los daños que causa" el producto, mintiendo y engañando al público, pues conocía sus efectos nocivos y manipuló el uso de la nicotina para incrementar el poder adictivo. Probablemente, es ésta una de las mayores conspiraciones civiles de la historia. Pero la juez Gladys Kessler, que finalmente ha emitido la sentencia, no ha podido imponer una multa proporcional al daño causado, pues un recurso anterior había dictaminado en sentido contrario, cuando la Administración intentó reclamar 280.000 millones de dólares a ocho fabricantes por el gasto público sanitario causado. La juez Kessler se ha limitado a prohibir toda publicidad sobre tipos light, suave o parecidos, y a obligar a la industria a una masiva campaña publicitaria sobre la realidad del daño que causa fumar.
Es un paso importante, que, sin embargo, queda lejos de los 246.000 millones de dólares que obligó a pagar a 46 Estados de la federación una sentencia ocho años atrás. La campaña permanente de publicidad supondrá un gran costo, pero aunque ha sufrido una derrota, la industria tabaquera no queda en bancarrota. Sin embargo, la juez tiene toda la razón al remitir la pelota al poder legislativo para que regule un sector clave para la salud de los ciudadanos, que está descontrolado.
En la Unión Europea está más regulado. Las cajetillas llevan una alerta sobre los peligros de fumar, pero no sobre la composición real de lo que está en los cigarrillos. De hecho, en su recurso contra las tabacaleras en España, la Junta de Andalucía también alega que en la fabricación se introduce amoniaco para aumentar el poder adictivo de la nicotina. Aunque los sistemas jurídicos y políticos son muy diferentes, el caso americano alentará el intento de la Junta de reclamar a las tabacaleras (y al Estado, porque el monopolio de fabricación y distribución del tabaco duró hasta 1998) 1,77 millones de euros, el coste de atención a 135 enfermos cuya dolencia considera directamente ligada al tabaquismo.
La propia Junta andaluza y otros Gobiernos regionales, además del central, se están viendo sometidos a presiones para ampliar el plazo del 1 de septiembre en que entra en vigor la obligación de los establecimientos de hostelería de más de 100 metros cuadrados de tener una sala cerrada para fumadores si quieren permitir fumar. La ley está ahí. Ha habido tiempo suficiente. No hay razón para prórrogas. Quien no quiera hacer las obras oportunas puede, simplemente, declarar su local zona libre de humo.

8 comentarios:

sonia dijo...

estoy en un ciyber y los correos van muy lentos. No dejo comentario porque no tengo tiempo para entretenerme leyendo los post.
Solo queria mandarte un par de besos desde Valencia.
Si sabes algo de la pregunta que le hice a Lucia, mandame la respuesta por correo que en el hotel si lo puedo mirar, eso si no hay unos pesados como anoche. Gracias.

sonia dijo...

El tabaco no es bueno y todo el mundo lo sabe, yo nunca he fumado, asi que no sé que pone en las cajetillas, pero deberían venir los ingredientes y así saber que reclamar. No puedo opinar porque este ordenador acaba con mis dedos.
Besos desde Valencia.

Brixta dijo...

También es cierto que las administraciones se forran con los impuestos recaudados por el tabaco. Eso nunca se tiene en cuenta.

Omanero dijo...

Evidentemente, si sube el precio del tabaco, también se recaudan más impuestos. Si hubiera una ley antialcohol como la que hay antitabaco, ya veríamos cómo se pondría todo el mundo. Pero es más fino y más moderno ser antitabaco.

Brixta dijo...

Cierto, Omanero. Es la moda ahora antitabaco.

Lo que no se tiene en cuenta es que los gastos de Sanidad Pública están más que cubiertos con los impuestos recaudados. Nadie habla de los gastos sanitarios en enfermedades relacionadas con el alcohol? O es que esas no tienen?

Ligeia dijo...

Te cuento que soy una fumadora social y escritora, fumo mientras escribo, me dá placeres intensos, es más es cuando mejor razono las ideas y doy formas a otras, espero que de estas tertulias políticas no me dejes fuera, aunque verderamente trato de estar al día, ¡es increíble el debate!
Besos Amiguito...

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Ligeia, me ha fascinado el saber que eres escritora ¿como podría yo llegar a uno de tus escritos?

¿Has publicado alguno?
No me refiero a los del blog.

Desde luego que el debate político no te dejará al margen, yo me encargaré de ello....


Sigues sin acudir a mi.

Un beso...Ligeia

malayerba dijo...

el tabaco es malo, estar gordo es malo, no comer suficientes frutas y verduras es malo.Vale.Preferiría, en lo sucesivo, que papá Estado me deje decidir sobre mi vida y mi salud.Es hipócrita y santurrón prohibir el tabaco en lugares tan absurdos como un albergue para transeúntes, p.e., o en una playa, como se ha llegado a hacer, cuando después inhalamos cada día el incumplimiento de los protocolos de Kioto.Ahora toca estigmatizar a los fumadores, pues muy bien, pero los que tengáis sobrepeso sois los siguientes.
Y me hace mucha gracia lo del gasto sanitario por culpa del fumador.Pero mucha.Veréis, yo no tengo coche, ni lo he tenido jamás, ni siquiera sé conducir.Pero como trabajo en la sanidad pública os aseguro que el gasto médico por accidentado de tráfico es terrible.¿Pido que se prohíba el tráfico rodado porque además contamina y deforma las ciudades?Yo no tengo colesterol, pero el gasto médico destinado a tratar la hipercolesterolemia es muy alto. ¿prohibimos también las grasas animales?Y no pruebo ni gota de alcohol desde hace diez años, prohibido también.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...