17 de enero de 2008

Me han dado las uvas

Para quienes deseamos una sociedad pacífica, fraternal y justa el año 2007 no ha sido un buen año. España ha vivido no solo la irracionalidad de ETA, sino la de la derecha política y sus organizaciones paralelas, como la Iglesia Católica. Todo parece orquestado para que la confrontación social crezca y barra la débil democracia actual, para que el caos se instaure de nuevo, como en el año 1936, y aparezcan de nuevo los uniformes negros y azules y las sotanas fanáticas ofreciéndose como salvadores del caos que ellos mismos han fomentado. Ante este negro panorama una lucecita esperanzadora alumbra mi pensamiento al considerar a la presente sociedad española mucho más madura, más culta y tolerante, que la de aquellos infaustos años, y sepa reaccionar a tiempo ante la campaña fascista que la inunda. Esperanza esperanzadora en una sociedad más democrática.

Los obispos católicos convocaron hace unos días una manifestación en Madrid bajo el lema "por la familia" que lejos de una llamada a la concordia y paz social fue un mitin político, desfasado, contra el gobierno socialista, aunque más bien lo fuera contra la misma democracia. El obispo de Valencia, García-Gascó, leyó un panfleto advirtiendo sobre la "disolución de la democracia". Las consignas contra el divorcio, el matrimonio homosexual, el aborto, la educación de la juventud en la tolerancia y democracia, etc, habituales temas en esta organización religiosa, han sido oídas muchas veces... y desoídas tantas veces, que poca influencia social parecen tener. Desde siempre los obispos han utilizado los púlpitos de sus iglesias para aleccionar a sus fieles en las ideas que consideran necesarias, pero el abandono de las iglesias por una cada vez mayor parte de la sociedad española les ha debido de llevar a considerar que mejor la calle, que es de todos, afirmo, que sus abandonados templos.

Lejos de pensar en las razones de este abandono, los obispos, insisten en sus mensajes antediluvianos, en sus mentiras teológicas, y en su organización social autoritaria. Claro, que pedir a una organización antidemocrática en su estructura y organización como es el Iglesia Católica, es como pedir peras al olmo. Añoran los obispos la situación de privilegio que tuvieron durante la dictadura, en la que decidían sobre los más mínimos comportamientos individuales y sociales de los españoles, pero los tiempos van cambiando y ellos no lo acaban de asumir.

No me importaría mucho el mensaje ultramontano de los obispos sino estuviera incluido en el de la derecha española. La derecha española, antidemocrática y fascista, no es como las demás derechas de Europa, nunca asumió la democracia como sistema político, y este rasgo definitorio sí me alarma, porque esta democracia española tan “sui generis” a pesar de su endeblez es la única que por hoy tenemos y esta gente trabaja en su destrucción.

Sí, los obispos me han dado las uvas, y han empañado mi petición de paz y felicidad para el año 2008 para todos, independientemente de sus creencias religiosas y afinidades políticas.

eskatxabel

2 comentarios:

María (Luna) dijo...

Por Diossssssss, que no salga el PP...Ufff.

Aqui en Madrid por nairces otros 4 años más, pero que no ganen las generales.

Besos

María (Luna) dijo...

Por Diossssssss, que no salga el PP...Ufff.

Aqui en Madrid por nairces otros 4 años más, pero que no ganen las generales.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...