9 de febrero de 2007

Ex Aznar

El ex presidente Aznar acaba de reconocer (dos años después de que lo hiciera Bush) que en Irak no había armas de destrucción masiva en víspera de la invasión de ese país. Es cierto que es más fácil saberlo ahora que entonces, pero ello no justifica el tonillo sarcástico con que el presidente de honor del Partido Popular intentó sacudirse la responsabilidad: "Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido" entonces, "cuando nadie lo sabía".

Efectivamente, nadie podía estar seguro de si había o no tales armas en 2003, entre otras cosas porque constaba que Sadam Husein las había poseído en los años noventa. Ésa es la razón de que las personas prudentes y los gobiernos responsables fueran partidarias de que los inspectores de la ONU, que compartían esas dudas, siguieran investigando antes de que se tomase una decisión tan grave como la de invadir un país con el resultado probable de miles de muertos.

Aznar no sólo no dudó, sino que se prestó a respaldar esa aventura ante la opinión pública española (muy mayoritariamente opuesta) e internacional. No lo hizo entonces con el tonillo sarcástico de ahora, sino con gravedad y pidiendo (en el Congreso y en recordadas entrevistas en televisión) ser creído bajo palabra. Si la comprometió por haber sido engañado por la Administración norteamericana, hace tiempo que debió haber pedido explicaciones a Bush (y a Powell, que declaró en la ONU tener pruebas fehacientes). En lugar de eso, lo que hizo fue declararse "avergonzado" (nueve días después de abandonar La Moncloa) por la decisión de su sucesor de retirar las tropas españolas.

Hoy está claro que, como sostiene Richard Clarke, ex asesor de varios presidentes, entre ellos Bush padre e hijo en política antiterrorista, primero se decidió ir a la guerra, atacando Irak, y después se buscaron argumentos para justificarla. El papel de Aznar fue el de avalista de Bush, comprometiendo a España en un desastre cuyas dimensiones son hoy demasiado evidentes como para hacer bromas con aquella decisión.

8 comentarios:

sonia dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena y rectificar es de sabios, aunque en este caso esto último lo dudo mucho.
Aaaahhhjjjjj no le soporto.

In I Go dijo...

Hay gente que cree que los demás no tenemos memoria. Recuerdo, como si fuera ayer, a Hans Blix diciendo que no había encontrado nada y que le dieran más tiempo para investigar.

No dejaron que se lo dieran. Ahora, hasta Aznar sabe que no habría encontrado nada. Me temo que antes también lo sabía.

¡Qué cinismo!

La Otra Chilanga dijo...

Que vaya y les explique eso a los familiares de los muertos por los bombardeos o a quienes han quedado lisiados a causa de los ataques de la alianza de la cual formó parte.

Cambiando de tema te cuento (en un mensaje que quizás leas en algunos otros blogs donde hemos coincidido) que, como habrás notado, mis visitas se han vuelto un poco más espaciadas; ello se debe a que estoy en medio de dos montajes (uno con funciones ya y el otro con ensayos) y me está resultando un tanto cuanto difícil dar los paseos virtuales que acostumbraba. Eso respecto a las visitas; en cuanto a los votos en lo de 20minutos seguiré votando diario (allí no hay que leer más que el código numérico). Saludos solidarios.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Jajajaj...

Sonia gracias! y gracias por tus emails.

Saludos!

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

In I go!

Cuanto tiempo. Suscribo tus palabras. No podía ser de otra forma.

Gracias por tu nueva visita.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

La otra chilanga, no te preocupes, lo primero es lo primero y es en este caso el trabajo.

Sé que estás ahí. Saludos a los compañeros mexicanos.

In I Go dijo...

Te visito asiduamente, aunque no siempre comente.

Un saludo.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Saludos in I go

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...