26 de agosto de 2006

La esencia de Europa

Europa ha sido siempre una realidad abierta, difícil de circunscribir territorialmente. La esencia de Europa tenía que ver más con su vocación que con su identidad: Europa como proyecto que se crea, se hace y se construye. Si algo caracterizaba a Europa era su universalismo y su espíritu crítico frente a lo dado, fruto de la tensión entre lo que "es" y lo que "debe ser". En definitiva, aunque suene a eurocentrismo, a Europa la definía, con todas sus sombras, que son muchas, su papel civilizador en el mundo.
Ahora, todo esto está cambiando. De la Europa abierta al mundo estamos pasando a la Europa-fortaleza, a la Europa-blindada. Un síntoma inequívoco de su decadencia. Esperemos que Europa dé marcha atrás en este nuevo camino que ha emprendido y que no conduce a ninguna parte, porque como señalaba hace unos días en EL PAÍS Iñigo More en 'Murallas inútiles', "los muros, las murallas y vallas que proliferan en las fronteras" no sirven para nada, porque "lo único que puede frenar a los emigrantes es una mejora sustancial de sus condiciones de vida en su país de origen".
José Antonio Pozo Maqueda (Madrid)

2 comentarios:

Sonia dijo...

Totalmente de acuerdo con Iñigo Mora

malayerba dijo...

Que cambien la Ley de Extranjería coño ya, tanto lamentarse y tanta historia.Europa no puede seguir vivendo a costa del Tercer mundo y luego rechazar a sus habitantes, eso es inmoral, pero además es que NO FUNCIONA¿Cuántos muertos hacen falta para verlo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...