17 de febrero de 2015

¿Habrá qué tirarse al monte?

De Juana Chaos, por poner un ejemplo, el sanguinario asesino de ETA, tendrá
  mejor trato en el fondo y en la forma, en el caso de ser detenido, que cualquier desempleado español.


Él, si es llevado a la cárcel, dispondrá de un techo, no pasará frío, tendrá aseguradas las tres comidas básicas, tendrá acceso a la enseñanza de forma realmente gratuita, no pagará material escolar, ni tasas universitarias, tendrá derecho a un trabajo dentro del centro penitenciario, derecho a prestación por desempleo cuando cumpla su pena así como otras “comodidades” carcelarias: gimnasio, televisión, actividades de ocio, visitas, etc... y si es un chorizo de guante blanco o con amistades importantes igual no sales ni de la enfermería sin estar enfermo.

Un desempleado tiene derecho a cuatro meses de prestación por cada año trabajado y después una limosna de 426 euros para cubrir todos sus gastos y los de su familia: casa, alimentación, luz, agua, estudios y otros muchos...

¿Se deduce de mis palabras que pido que a los presos se les trate mal? No, para nada, porque todos tenemos derecho a una pena justa sin tratos degradantes y que se aspire a la reinserción social plena.

Lo que sí pido, reclamo, exijo es una vida digna para los que hemos sido buenos ciudadanos, hemos pagados nuestros impuestos, no hemos delinquido y solo pretendemos llevar una vida digna y que se respeten nuestros derechos constitucionales básicos.

Sí, ya sé que es mucho pedir, que es utópico.


¿Habrá qué tirarse al monte?

@CarlosRibanez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...