1 de octubre de 2007

Garcia - Calvo: ¿De falanguista a constitucionalista?


Como ya analizó elplural.com hace unos días, el Gobierno progresista se juega muchos de sus avances en el Tribunal Constitucional. El Estatuto de Cataluña, los matrimonios gays, la ley de dependencia, entre otros, dependen de la decisión de los doce magistrados del alto tribunal. Pero el pasado de alguno de sus componentes hace esperar lo peor. Roberto García-Calvo es un perfecto ejemplo de ello.

Con el titular de “Un falangista en el Constitucional”, el diario Público realizó ayer un extenso estudio sobre el pasado y el presente de uno de los jueces que conforman el Tribunal Constitucional. El magistrado Roberto García-Calvo destaca por su conservadurismo y su protagonismo en la provincia de Almería en la recta final de la Dictadura.

De los duros

Ultraconservador y reticente a la apertura del Régimen, García-Calvo se mantuvo en el cargo de Gobernador Civil entre abril de 1976 y marzo de 1977 en Almería –como también informó hace unos meses elplural.com. No obstante, en este breve período, García-Calvo dejó una fuerte impronta: varias huelgas reprimidas sin miramientos y un asesinato sin resolver, el del joven militante de la Joven Guardia Roja Javier Verdejo, abatido por la Guardia Civil cuando realizaba una pintada con espray.

Represor

Según puede leerse en el periódico dirigido por Nacho Escolar, cuando le dieron el aviso, el ahora juez del Constitucional García-Calvo estaba de cena en Cabo de Gata y se limitó a tomar otra copa. Sus reacciones posteriores se caracterizaron por la dureza de la represión contra las manifestaciones de protesta que tuvieron lugar en la provincia con motivo del asesinato del joven y su ciego apoyo a los guardias civiles implicados en el caso.

“Más que negociar, amenazaba”

Calificado por algunos sindicalistas de la época de “represor”, el juez García-Calvo protagonizó más episodios violentos en las zonas más pobres de Almería, en una época durante la cual las huelgas se reproducían por toda España. Los tiempos comenzaban a cambiar, pero la evolución se detenía para algunos, como García-Calvo, que, “más que negociar, amenazaba”.

Ahora, “constitucionalista”

Con un franquismo ya más que fenecido, García-Calvo se considera hoy “constitucionalista”, al igual que muchos miembros del PP con un pasado ligado al régimen dictatorial. Un currículo que no levanta esperanzas de cara al futuro de las reformas progresistas emprendidas por el Ejecutivo de Zapatero, algunas de las cuales tendrán que pasar por el Tribunal Constitucional, al que el ex gobernador civil de Almería todavía pertenece.

elplural.com




3 comentarios:

Jónathan Gil Guerrero dijo...

El poder judicial ha dejado su independencia lejos

Carlos Martínez dijo...

A este sujeto debería darle vergüenza su propia desfachatez. No sólo el "inventarse" una ideología constitucional y democrática con esos antecedente; sino que además ahora lo ponen del más demócrata del mundo desde sus amiguitos del PP.

Aunque claro, no podemos olvidar quien fundo AP, predecesora del PP, y no son otros que Carlos Arias Navarro y Manuel Fraga Iribarne. Poco más que decir...

opinionjovensocialista.blogspot.com

Anónimo dijo...

Ya podeís sentiros contentos, la fatalidad para España y la casualidad para vosotros, os ha dejado el camino expedito para convertirnos en un feudo catalan. Otra casualidad que pasaba por ahí como el 11 de marzo antes del 14 de marzo. Enhorabuena. Seguir repartiendo paro y miseria

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...