4 de julio de 2007

Rajoy está acabado

Sorprendiendo a propios y extraños, Zapatero exhibió en la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Nación un vigor, una combatividad y una concentración como hacía tiempo que un político no exhibía en la Carrera de San Jerónimo. Cuando tantos le imaginaban desmoralizado, el presidente del Gobierno salió al ring parlamentario como un púgil no ya sólo en plena forma, sino con ganas, con muchas ganas de librar y de ganar el combate. No se descuidó un segundo y exhibió una variada panoplia de golpes ofensivos y defensivos, algunos de ellos muy brillantes. El resultado fue que Rajoy recibió el castigo de su vida y se derrumbó en la lona. Noqueado.

Mediada la tarde, el alborozo en las filas progresistas era notorio. ZP acababa de revalidar su liderazgo de un modo muy enérgico. En cambio, la desolación era total en las filas conservadoras.

Rajoy, acabado
Mucho trabajo les va a costar a los medios de comunicación conservadores maquillar la realidad surgida de este debate: Rajoy está acabado y la batalla por su sucesión, manifiestamente abierta. El propio Zapatero lo subrayó en un par de ocasiones al señalar con ironía que la lista de candidatos a la dirección del PP no cesa de aumentar cada día. A Gallardón y Esperanza Aguirre acaba de sumársele el mismísimo Rodrigo Rato, por no hablar de los tapados.

Un político de raza
Puede que Zapatero sea demasiado optimista, que su fuerte no sea la organización y el trabajo en equipo y que su política de comunicación no esté, ni mucho menos, a la altura de estos tiempos tan bien descritos por George Lakoff en su "No pienses en un elefante". Pero el leonés es, ante todo, un político de raza y ayer demostró que no está dispuesto a regalarle al PP las próximas elecciones.

Dos Españas
Zapatero comenzó presentando un balance razonable de su gobierno. La España que describió –de creación de empleo, de ampliación de los derechos civiles y sociales, de prestigio en Europa y el mundo, de dinamismo individual y colectivo- está mucho más próxima a la realidad que esa España triste, desgarrada y apocalíptica que pinta Rajoy. No es que los españoles no tengamos problemas, que los tenemos –el precio de la vivienda, la subida de los tipos de interés, la doble amenaza terrorista de ETA y Al Qaeda, la urbanización salvaje de costas y montañas...-, pero éstos no son la ruptura de España y la rendición ante ETA de las que habla hasta el hastío el registrador de la propiedad.

Oposición antisistema
Pero el presidente no se quedó en eso. Dando la sorpresa de la jornada, también hizo -y ya era hora- un balance crítico de la oposición practicada por Rajoy en los últimos tres años y pico. Han sido años de siempre negativo, nunca positivo. Años de no presentar una sola alternativa concreta, pero sí alentar todo tipo de teorías conspirativas antisistema. Años de crispación, de manifestaciones callejeras, de profecías apocalípticas, de demagogia ultraderechista, de desprestigio de las instituciones, de deslealtad en la lucha contra el terrorismo, de zancadillas a la política exterior, de ausencia del menor sentido del Estado.

Agorero, faltón y ultra
Zapatero puso el dedo en la llaga cuando observó que Rajoy ha tenido la oportunidad de imprimirle al PP esa supuesta marca suya de centrismo, diálogo y moderación, pero ha fracasado espectacularmente. En los últimos tres años, el registrador de la propiedad ha emergido como un ser agorero, faltón y ultra. Ayer se desnudó por completo al esgrimir como su gran argumento para el Debate sobre el Estado de la Nación la exigencia de que ¡el Gobierno difunda unas presuntas actas de conversaciones con ETA!

Motivo de expulsión

Quizá esa sea una buena causa para un tabloide sensacionalista, pero, como me observó un diputado del PP, una exigencia semejante le supondría a Rajoy la inmediata expulsión del Partido Conservador británico. Y, añado yo, del de Sarkozy y el de Merkel. ¿Desde cuándo un señor de derechas, un señor partidario de la ley y el orden, puede pedirle al Gobierno de su nación la desclasificación de supuestos documentos relativos a la lucha contra el terrorismo de absoluta actualidad?

Carronerismo politiquero
Aunque aquí ya no podemos extrañarnos de nada. Rajoy, como acaba de denunciar en "El País" el ex diputado del PP Joaquín Calomarde, le da más credibilidad al periódico proetarra "Gara" que al Gobierno democráticamente elegido por la nación española. Prefiere la derecha de los gemelos polacos a la de Merkel y Sarkozy. Y cuando los españoles sentimos dolor, orgullo y gratitud por nuestros soldados caídos en Líbano, hace carroñerismo politiquero con sus muertes. ¿Cómo se puede ser líder de un partido conservador y no respetar ni la Polícia, ni la Guardia Civil, ni la Justicia, ni las Fuerzas Armadas? ¿Es que ese señor sólo vibra con nuestra bandera en las manifestaciones ultraderechistas?

La marioneta, rota
Rajoy quedó ayer desnudo, insisto. Es la perfecta Carabina de Ambrosio de la derecha española, una marioneta rota cuyos hilos manejan a placer los Pedro J., Federico Jiménez Losantos, Aznar, Zaplana, Acebes y compañía. Resultó patético cuando, cual petimetre corriendo lloroso hacia su mamá, tildó de "tabernario" a Zapatero por ponerle en su sitio. ¿Cómo puede ser tan frágil este señor, él, precisamente él, que ha utilizado contra el presidente del Gobierno de su país todo tipo de insultos personales e infamias políticas? ¡Menuda mandíbula de cristal!

Oposición inmerecida
Nos vamos a ir de vacaciones con la clara impresión de España tiene un Gobierno -mejorable pero Gobierno- y un presidente de la estirpe Comeback Kid de Bill Clinton. También con la seguridad de que España no tiene la oposición que se merece.

Urgente congreso
Por su propio bien y por el de toda la nación, el PP debería celebrar un congreso urgente (¿para qué esperar a que Rajoy vuelva a estrellarse, tiene la palabra Perdedor grabada en su frente?) y dar paso a Rodrigo Rato, Gallardón o el que sea. Un congreso para girar al centro, recuperar el sentido del Estado, convertirse al europeismo y presentar una alternativa constructiva a los ciudadanos españoles.

Javier Valenzuela es periodista y escritor. Fue adjunto a la dirección del diario El País y Director General de Información Internacional de la Presidencia del Gobierno de España entre 2004 y 2006

Blog de Javier Valenzuela

elplural.es

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Zapatero un político de raza?...ay que me da la risa...

Seguramente es cierto que la oposición es mala, pero decir que ZP es un buen político, es para reir y no parar...

j.jomer dijo...

¿Cómo puedes decir las cosas que dices desde el anonimato?
¿Tan cobarde eres que no te atreves a decir quién eres?
¿Te amparas en el anonimato para expresar tus comentarios?
No sé porque Carlos te publica tus comentarios, porque yo, en mis dos blog no lo hago jamás con quien no se identifica, precisamente por eso, por su cobardía.
¿Cómo te atreves a criticar al Presidente del Gobierno desde el anonimato?
Desde luego, más raza que tú por supuesto que tiene, porque con todos sus fallos, que los tiene, es un millón de veces más hombre que tú.
Por cierto, me llamo Javier García Segura, para más señas y no quiero saber tu nombre. no lo necesito para nada.
Hasta nunca, anónimo.

Javier dijo...

Hola Carlos:
Soy Javier y debo hacerte una pregunta: ¿Por qué publicas los comentarios de "anónimo"? No porque discrepe de tu punto de vista sino porque no se identifica, por eso.
No me inmiscuyo en tus asuntos pero creo que no es bueno publicar los comentarios de las personas cobardes que no se identifican. Eso no es bueno porque se les da pie para que digan las mayores estupideces del mundo y además, insulten sin medida.
Ya me comentarás qué provecho sacas de los comentarios "anónimos".
Un saludo muy cordial.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...