14 de diciembre de 2006

Represaliados del franquismo

Julio Fernández García (Profesor de la Universidad y miembro de la Asociación Memoria y Justicia de Salamanca)

La Universidad de Salamanca ha tenido la sensibilidad y la valentía de homenajear a los miembros de la comunidad universitaria que sufrieron la dura represión de la dictadura franquista. En un Paraninfo abarrotado de público, en el mismo lugar donde Unamuno se enfrentó, investido por la razón, a los abyectos fascistas que le gritaban "muera la inteligencia" o "viva la muerte" aquel 12 de octubre de 1936, se ha recordado con emoción, además de al insigne rector, a aquellas personas que pagaron con su vida simplemente porque pensaban de otra manera, porque defendían el orden democrático y constitucional republicano y los ideales de libertad, igualdad, justicia, tolerancia y solidaridad. Abogados como Andrés Manso, el pastor protestante, Atilano Coco, o los catedráticos Miguel Moraza y Casto Prieto Carrasco (alcalde de Salamanca en aquel momento), entre otros, son sólo algunos de los personajes entregados a la docencia que sufrieron las consecuencias del odio y el fanatismo. La Universidad se quedó huérfana de ciencia, porque disidentes del régimen franquista que no fueron "paseados" y fusilados, murieron al poco tiempo, como Unamuno, hastiados, desolados y aquejados por el "mal de España", que denominaba Ortega; otros fueron desposeídos de sus cátedras por ser afines a la Institución Libre de Enseñanza y muchos de ellos tuvieron que exiliarse.

Es una pena que a este digno y emotivo homenaje no se unieran los representantes políticos del PP, ni siquiera el alcalde de Salamanca (sabiendo que se homenajeaba, entre otros, a un predecesor suyo). Con razón, el gran hispanista Edward Malefakis (que intervino en el acto), afirma que uno de los graves problemas del PP está en no desligarse de su pasado franquista y no condenar los crímenes de la dictadura.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

...Y uno de los problemas de la izquierda es el de seguir removiendo unos hechos acaecidos hace casi 70 años. La mierda cuanto mas se mueve mas huele.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Así es...los muertos huelen en esas fosas comunes de los fusilados por los fascistas.

Huele y duele.

¿Qué problema hay en recuperar y legitimar esa memoria histórica?

Igual es que a la derecha española y fascista no le conviene que les recuerden os asesinatos que cometieron.

Gracias, anonimo!

In I Go dijo...

En algún sitio tenía que decir que Loyola del Palacio me caía bien, y te ha tocado a tí, Carlos.

No comparto sus ideas, pero me parecía una tía con los huevos bien puestos (si es que se puede decir).

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Aqui cabe todo in I go....hasta eso!!

No compartía sus ideas pero lamento su muerte. Mi visceralidad no llega a ese extremo.

Saludos!

Miguel Ángel dijo...

Fosas comunes coma en las que metían a las monjas y curas durante la Republica. ¿o de eso no te acuerdas?
¿Cuando pedirá perdón la izquierda?
Hay una diferencia, esa derecha española de la que tu hablas, se desvinculo hace muchímo de la derecha fascista de la que hablas. La que no se ha desvinculado es la izquierda de su martillo y su corbilla (oz). Eso si que da vergüenza, solo les falta decir ¡¡Viva Stalin!!

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

¡Ladran! luego.. cabalgamos!!

Saludos M.A.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...