11 de noviembre de 2006

La policía israelí carga contra los homosexuales

La policía israelí detuvo en Jerusalén a decenas de homosexuales que intentaban celebrar la Marcha del Orgullo Gay, prohibida por las autoridades. Las fuerzas de seguridad detuvieron también a cinco religiosos ultra ortodoxos que trataban de impedir la manifestación con palos, cuchillos y armas.

El Vaticano pide a Israel que prohiba la "marcha por el orgullo gay" en Jerusalén
Según el diario israelí Haaretz, unas 2.000 personas decidieron protestar de manera espontánea celebrando la Marcha del Orgullo Gay en los jardines de la universidad, frente a las murallas de la ciudad vieja. Una marcha que había sido prohibida tras las presiones recibidas por parte de grupos ultra ortodoxos, de extrema derecha y del propio Vaticano, que a través de una carta al ministerio de exteriores israelí, pidió su prohibición para no “ofender los sentimientos religiosos de los creyentes”.
En la carta remitida por el Vaticano se aseguraba también que la manifestación gay "ofenderá a la mayoría de judíos, musulmanes y cristianos, dado el carácter sagrado de la ciudad de Jerusalén”. La controversia creada por esta marcha, que viene realizándose anualmente en Jerusalén desde 2001, elevó al nivel máximo las medidas de seguridad por temor a que se extendiera la ola de violencia desatada por parte de judíos ortodoxos. A lo largo la semana se dedicaron a quemar un millar de contenedores de basura y a apedrear a la policía en señal de protesta. La marcha fue convocada y desconvocada varias veces, antes de ser finalmente prohibida.
Unas 2.000 personas decidieron desoír las instrucciones de los organizadores, la Casa Abierta, y en lugar de acudir al estadio donde sí se había autorizado un festival gay, se dirigieron a los jardines de la universidad donde se había prohibido expresamente la marcha. Y allí comenzó la carga policial. Los manifestantes denunciaron un uso “escandaloso” de la violencia contra ellos. Uno de los activistas explicó a Haaretz que "la Policía decidió arrestarnos después de que accediéramos a su propuesta de abandonar el parque en grupos de tres, tranquilamente, sin pancartas y escoltados por policías".

3 comentarios:

In I Go dijo...

Tengo la solución.
Se declara la homosexualidad religión más antigua que las otras tres juntas.
Como se cepillaron Sodoma y Gomorra, que andaban por ahí cerca, Jerusalén se declara ciudad santa de esta religión.
Y a ver quien es el hideputa que monta estos ciscos el año que viene.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Excelente solución!!!

Acabado el problema.

Gracias!

sonia dijo...

Y lo que a los demás ofende, ¿a quien le importa?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...