5 de octubre de 2006

Gabilondo pone el dedo en la llaga

Iñaki Gabilondo ha llamado al pan, pan y al vino, vino. Su opinión, siempre prudente, educada y sólidamente argumentada, ha venido a poner el dedo en la llaga. Lo que diariamente puede escucharse en la COPE trasciende de las posiciones extremistas y neofascistas que sostienen los comunicadores de la cadena, reforzados por tertulianos y artistas invitados.
El episcopado español, la jerarquía de la Iglesia católica en España, los prebostes de la Conferencia Episcopal, tienen una gravísima responsabilidad por amparar y dar cobertura a la cuadrilla de mentirosos, intoxicadores y desestabilizadores que se han atrincherado en las ondas de la COPE para erosionar las instituciones, insultar y calumniar a quienes no se someten a sus teorías y, lo que es más grave, promover un clima permanente de enfrentamiento y rencor en la sociedad española. Algo realmente inaceptable e injustificable, como bien denunció Gabilondo ayer en el Foro de la Nueva Sociedad.
Los comunicadores de la COPE, con el amparo y aquiescencia de sus empresarios, que no son otros que el Episcopado español, vulneran diariamente el ideario de la cadena. Atropellan el principio que alude a la práctica honesta de la competencia, hacen mangas y capirotes de la invocación al rigor, a la veracidad de los hechos y la comprobación de las fuentes y es una broma pesada aquello del respeto a las personas y al diálogo civilizado, compromiso que también recoge el ideario.
La promoción de los valores del humanismo cristiano, la tolerancia hacia personas y grupos diferentes, la renuncia a sembrar odios y división, el respeto al pluralismo y el rechazo al menosprecio y la hostilidad, se invocan tanto como se incumplen. Gabilondo se quedó corto en sus apreciaciones. Hubiera bastado la lectura del ideario copeliano para poner al descubierto la conducta hipócrita, despreciable y tremendamente irresponsable del episcopado español en la gestión y explotación de su cadena de radio.
V.H.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro. De las patadas que Gabilondo y los polanquistas propinan a la libertad de expresión en estepaís no cabe mencionar nada. Gabilondo no tiene intereses creados para machacar a la COPE, ¿verdad?. Es simplemente... un justiciero.

Júcaro dijo...

Dice algún mandamiento de la Iglesia eso de no mentirás, y sin embargo los obispos saben que en su emisora se miente.

La indulgencia, el perdón y el respeto son valores que los católicos dicen defender e impulsar, y sin embargo los obispos tienen una emisora que atenta todos los días y a todas las horas contra estos preceptos.

Los católicos suelen rezar eso del pan nuestro de cada día. Tal vez por ello , por el pan en forma de euros contantes y sonantes, los obispos rindan pleitesía y otorguen todos los perdones. Los valores de los señores obispos tienen un precio; si la emisora no fuera rentable, muchos de sus locutores estarían excomulgados.

Saludos y si algún católico, de buena fe, se sintiera ofendido le pido disculpas pero mi percepción de la Iglesia oficial es así de lamentable

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Gracias Júcario por tus palabras!

Las suscribo al 100%

E$l refranero español es sabio y como bien sabes no se le pueden pedir peras al olmo.

Saludos

sonia dijo...

El problema no es la emisora, si no que haya gente que la escuche y la siga. Si no la hubiera no estaria digo yo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...