8 de julio de 2006

¿Qué hay de lo nuestro?

La gente muestra cierta curiosidad por saber el empleo que se le da al dinero que, antes de ser de Hacienda, que es de todos según dicen, era suyo.
Sabemos que el llamado vil metal es un nómada que adquiere hábitos sedentarios en determinadas ocasiones, sobre todo cuando cae en manos de los que no lo sueltan. Sabemos también que pierde su vileza cuando se destina a causas nobles.
El espeluznante accidente del metro de Valencia está haciendo que su finalidad se cuestione.
Una vez comprobada la falta de seguridad del sistema de seguridad, al dolor de los ciudadanos le ha sucedido la indignación. «Más dinero para el metro y menos para fastos», es en esencia lo que gritaban los centenares de personas congregadas ante el Ayuntamiento valenciano.
Algunas pancartas eran más explícitas y reclamaban la dimisión de la alcaldesa, Rita Barberá. Rita no va en metro, podía leerse en algunas. Otras eran de contenido más enigmático: Rita, ¿el Papa sabe lo tuyo? Hay que reconocer que el Espíritu Santo no puede contar entre sus muchos aciertos haber inspirado a Su Santidad el momento más oportuno para su visita. Muchos de los que protestaban y van a seguir protestando llevaban pegados adhesivos con el lema "Jo no t'espere". La tradicional hospitalidad española ha sufrido un duro golpe, aunque no tan fuerte como el que experimentó el anticuado vagón de la línea 1. Lo que late en el fondo de la cuestión, olvidando por un momento las formas y aunque fondo y forma sean lo mismo, es el derecho de los contribuyentes a intervenir, o por lo menos a opinar, sobre el empleo que se le da a lo recaudado.
Tenemos derecho a preguntar qué hay de lo nuestro, porque antes lo fue. Es lícita la curiosidad por conocer los caminos por los que transita el vagabundo. No sea que se destine a cosas de segunda necesidad o de primer lucimiento de algunos.
Manuel Alcántara

1 comentario:

Rubén dijo...

Por desgracia, en Valencia somos minoria lo que nos hacemos estas preguntas. Canal 9, la televión de Camps, se encargó de manipular la información y la gente tiene poca memoria. 43 víctimas y aqui no ha pasado nada. Bueno sí, que vino el papa, fue un éxito y todos contentos. Para eso se usa el dinero e Valencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...